2020 03 inv2

 

"A través de esta experiencia fotográfica que denomino Spectrografía he podido vislumbrar una crónica visual que resume en un solo estímulo visual toda la épica e ingenio que encierra una construcción, a través de múltiples exposiciones sobre una misma placa fotográfica de gran formato diseñada para mantener una misma posición por periodos de tiempo muy largos: meses, años. Los pasados doce años (2008-2020) he fotografiado con esta técnica de invención propia el desarrollo constructivo de los edificios diseñados por los más importantes arquitectos mexicanos en CDMX en una investigación visual sobre el espacio y el tiempo.”

 

Tomás Casademunt


 

2020 03 Exp22
2020 03 Exp23
2020 03 Exp24

 

S de spectro, de serpiente, de ser y de pulsos

Aunque claramente el trabajo de Casademunt está ligado a la fotografía, este se desarrolla privilegiando dinámicas de experimentación que ese medio permite; analizando, explorando, y llevando a extremos inauditos a ciertos instrumentos de este dispositivo. En efecto, estamos inevitablemente obligados a una identificación de Casademunt no como un canal de registros, sino como un confluente en la apreciación de pulsos.

Catorce años tomaría a Tomás la configuración de sus Spectografías, apoteósica tasación de pulsos aprehendidos desde un firme dispositivo de registro (fotográfico analógico) ubicado en umbrales de circunstancia extrema, fluctuante, trepidante… fantasmagórica.

Las e-Spectrografías que pulsa Casademunt no son solo el resultado de un procedimiento de desglose de fases y escenarios. En eléctrica sincronía, es una confabulación por donde varias tangentes relacionadas con el concepto exorbitante del control también van cediendo a la categoría de disgregación, de serpenteos lumínicos, hacia cierto llagado impune, de refracciones distorsionantes, o consecuencia de reordenamientos urgentes de átomos en sistemas desgastados por la esterilidad del diseño redentor.

Eclosión como ectoplasma, o raya, o surco fecundo por donde brotan y deambulan cuentas errátiles, y por ahí también las batallas de aquellos héroes anónimos que honran a la noción de la gran creatividad humana.

El modelo que conduce Tomás Casademunt para sus relatos del espacio y del tiempo congelados corresponde a la noción -axiomática- de la exhumación de los pulsos humanos… y eso emociona.

Panorámicas de transhumancia, polvo y luz.

 

Guillermo Santamarina
Curador de la exposición

 

 

  • 2020_03_Exp01
  • 2020_03_Exp02
  • 2020_03_Exp03
  • 2020_03_Exp04
  • 2020_03_Exp05
  • 2020_03_Exp06
  • 2020_03_Exp07
  • 2020_03_Exp08
  • 2020_03_Exp09
  • 2020_03_Exp10
  • 2020_03_Exp11
  • 2020_03_Exp12
  • 2020_03_Exp13
  • 2020_03_Exp14
  • 2020_03_Exp15
  • 2020_03_Exp16
  • 2020_03_Exp17
  • 2020_03_Exp18
  • 2020_03_Exp19
  • 2020_03_Exp20
  • 2020_03_Exp21

 

 

 

 . . .

Spectografías

202003Obra01

Cetram 4 Caminos

 Plata sobre gelatina, 100 x 90 cm


 

202003Obra02

Estadio Harp Helu 1

Plata sobre gelatina, 114 x 95 cm


 

202003Obra03

Estadio Harp Helu 2

Plata sobre gelatina, 120 x 75 cm


 

202003Obra04

Marina 1

Plata sobre gelatina, 98 x 120 cm

 

202003Obra05

Reforma 27

Plata sobre gelatina, 118 x 108 cm


 

202003Obra06

Reserva Escondida
Plata sobre gelatina, 72 x 105 cm


 

202003Obra07

Summit Santa Fe 2

Plata sobre gelatina, 136 x 70 cm

 

202003Obra08

Puerta Tlatelolco 2

Plata sobre gelatina, 103 x 75 cm

 

202003Obra09

Toreo 1

Plata sobre gelatina, 117 x 96 cm


 

202003Obra10

Torre BBVA

Plata sobre gelatina, 110 x 80 cm


 

202003Obra11

Torre Patriotismo

Plata sobre gelatina, 180 x 100 cm


 

202003Obra12

Torre Virreyes

Plata sobre gelatina, 110 x 92 cm

 

Libros

 

libroSp

Spectrografías
En los pasados 14 años Tomás Casademunt ha fotografiado con una técnica de invención propia el desarrollo constructivo de los edificios diseñados por los más importantes arquitectos mexicanos
(Editorial Arquine, México, 2020)

 

A través de esta experiencia fotográfica denominada spectrografía, Tomás Casademunt ha podido vislumbrar una crónica visual que resume en un solo estímulo visual toda la épica e ingenio que encierra una construcción, a través de múltiples exposiciones sobre una misma placa fotográfica de gran formato diseñada para mantener una misma posición por periodos de tiempo muy largos: meses, años. Una vez terminada la construcción, revela la placa fotográfica y atesora un testimonio de imposible ecuación tiempo/espacio que resulta de la acción reiterada. Amplía el negativo en su laboratorio con técnicas químico fotográficas sobre un papel sensible de plata sobre gelatina de gran formato que permite apreciar los infinitos detalles que registra la película argéntica.